domingo, 18 de julio de 2010

SENDEROS DE ESPERANZA

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar.” Antonio Machado

Desde hace unos cuantos días, hemos podido ser testigos y espectadores de la ciclópea y humanitaria investigación que viene realizando el Preclaro y Eminente venezolano Dr. Jacinto Convit, en torno a ese flagelo universal como lo es el cáncer. Más de tres años de experimentos con animales. Luego, han venido experimentando con seres humanos, obteniendo resultados positivos.

En este momento, la esperanza de vida, realmente cierta, de aquellos pacientes con algunas patologías cancerígenas, es un hecho. La autovacuna inmunológica por fin, está venciendo a esta terrible enfermedad.

Ahora bien, no todo podía ser tan fácil. Los detractores de este beneficioso descubrimiento están apareciendo por doquier. Las críticas y descalificaciones no se han hecho esperar. Acusan al Dr. Convit y a su equipo de todo: violaciones bioéticas, de crear falsas expectativas de curación a los pacientes, entre otras.

Realmente, el Dr.Convit durante su prolongado y transitado ejercicio de la medicina ha cometido unos cuantos pecados que no se los pueden perdonar.Su magisterio, su apostolado y su dedicación al servicio de los enfermos más necesitados y sin distingos de ninguna clase pesa demasiado. Haberse dedicado al servicio público y no privado de igual manera incomoda. Haber luchado con denuedo hasta lograr descubrir las vacunas contra la lepra y la lesmaniasis es su mayor pecado.

También es reconfortante, leer comentarios favorables de pacientes, familiares y de instituciones como la Sociedad Anticancerosa de Venezuela(SAV) que saben perfectamente que el Dr. Convit no es un improvisado o un hombre ganado para la publicidad o los auto-elogios inmerecidos.
Desde esta tribuna queremos emplazar a todos aquellos Médicos, personal de Enfermería y afines a la salud y que están de acuerdo con esta investigación a que se pronuncien, que no tengan miedo. De igual modo debe proceder el ejecutivo nacional. Finalmente, a los pacientes y familiares que ya han mostrado mejorías de sus enfermedades, que lo hagan saber a través de los medios de comunicación-

Y a usted Dr.Convit y su eficiente equipo que lo acompaña, nuestro agradecimiento eterno por sus desvelos y dedicación para lograr la cura definitiva del cáncer. Para todos ustedes, culmino con este pensamiento de este otro eximio venezolano, como lo fue Don Rómulo Gallegos “TANTO MAS SE PERTENECE UNO ASI MISMO, CUANTO MAS TENGA SU PENSAMIENTO, SU VOLUNTAD, SU VIDA TODA, PUESTA AL SERVICIO DE UN IDEAL COLECTIVO”.
.
.
Prof. Luis Piñeros
C.I.: 3.618.117
Luispinerosm@gmail.com